06 marzo, 2018

Las tres novelas de Mat Fernández no forman una trilogía. La saga continúa. He hecho un tridente de tres géneros diferentes: hay un thriller, un noir y acabará con una histórica (Javier Hernández Velázquez)



P.- ¿Cómo surge enviar a tu investigador Mat Fernandez a la Cataluña del Procés en Nunca bombardees Perl Harbor?
R.- Es una pregunta trampa, ¿verdad? Realmente, Mat llega a Barcelona a investigar una muerte en el Raval e, indirectamente, en la historia de Esplugas City, el poblado del oeste. Así que no llega a Macondo o Comala, llega a una zona que en este momento vive una realidad regida por una polarización creciente. Así que, con independencia de la interpretación que se le de a esa realidad Mat, la Cataluña del procés es solo el decorado en que se enmarca la investigación.
P.- ¿Qué tipo de delincuencia o corrupción encuentra en Cataluña Mat Fernández en Nunca bombardees Perl Harbor?
R.- La delincuencia y la corrupción no es un patrimonio de la política. Es parte inherente a la sociedad y al ser humano. En Cataluña lo que Mat encuentra es un concepto discutido y discutible como es la postverdad y una valoración de que un mundo globalizado y en manos de grandes grupos económicos los cambios solo pueden operar con la anuencia del poder político.
P.- ¿Qué viaje al pasado tendrá que hacer tu protagonista?
R.- No solo es un viaje al pasado. Más bien la situación es que el pasado, que en su mayor parte desconoce Mat, se le presenta de improviso en el presente. Y esa nueva verdad, o postverdad, cambia la percepción de sus últimos años. Las piezas del puzzle de su vida saltan en pedazos y cuando creía tener resuelto y pacificado temas esenciales debe reprogramarse y comenzar a dar respuesta a las preguntas que ya había respondido. O como reza la sentencia anónima: Cuando teníamos las respuestas nos cambiaron las preguntas.
P.- Culminas un trilogía con Nunca bombardees Perl Harbor; reunidas las tres obras (junto a Los ojos del puente y Un camino a través del infierno) ¿Qué se encuentra el lector? ¿Se llega a una conclusión?
R.- En realidad se ha hecho un juego. Las tres obras de Mat no forman una trilogía. Es decir, la saga continúa. La trilogía que se culmina es un reto que me hice hace dos años de hacer un tridente de la redención en tres géneros diferentes. Y hecho está. Se inició con un thriller, Mientras mueres, se ha continuado con un noir, Nunca bombardees Pearl Harbor, y culminará con una novela histórica que acabo de terminar. Así que hay Mat para rato. Es cierto que el personaje ha tenido una gran difusión en M.A.R. Editor, y sobre todo, tiene mucho seguidores y muy fieles. Quienes leyeron el primer libro han seguido al personaje y estoy seguro que nos vamos a reencontrar con este tercer título.


P.- ¿Qué papel puede tener un festival como Tenerife Noir para internacionalizar tu novela?
R.- En mi caso, ninguno reseñable. No utilizo mi papel de comisario para promocionar la novela. Antes de articular este proyecto, mi obra ya había sido finalista del Benito Pérez Armas (El fondo de los charcos), mención especial del LH Confidencial (Un camino a través del infierno) y ganadora del Wilkie Collins (Los ojos del puente). La influencia de la obra y su valor está en el vehículo editorial-autor y en los lectores. Si es cierto que hay muchos autores canarios para los que supone una facilidad para acceder a otros públicos y que es un gran sitio para autores de América y Europa que quieren darse a conocer en España.
P.- Tenerife es un lugar paradisíaco, pero surge mucha y muy buena novela negra ¿por qué?
R.- Por el océano; por la sensación aparente de aislamiento, estamos solos así que nadie nos ve y podemos hacer lo que nos de la gana; y por el enclave estratégico-geográfico tricontinental de las islas.
P.- ¿Tienes la sensación de haberte convertido en uno de los padres de la novela negra española por tu obra y tu trabajo al frente de Tenerife Noir?
R.- Supongo que esa será una valoración que los críticos deberán hacer dentro de una década. Formo parte de la hornada del boom noir. Hay cantidad y calidad de autores. En diez años habremos separado el trigo de la paja. Y, seguramente, te podré dar una respuesta más precisa.
P.- ¿Qué tipo de referencias encuentra el lector en tu obra?
R.- No soy un escritor unidimensional. Cine, literatura, música, deporte están en el ADN de Mat Fernández. Es posible que esos universos colaterales sean a la vez un pro y una contra de mi literatura, pero es el paisaje en el que se encuentra a gusto mi personaje. Pero como he dicho en alguna ocasión el mayor patrimonio que tiene una sociedad es su memoria. No olvidar ni el pasado y sacar conclusiones del presente.



La delincuencia no impide que Tenerife sea un lugar paradisíaco. Si uno mira el mundo en general, se queda con Tenerife. (Pascal Buniet)


P.- ¿Sombras en la meta es una novela negra, policíaca, detectivesca?
R.-Una novela policíaca, rozando lo detectivesca porque hay investigación policial. Los investigadores tienen que resolver un enigma, tirando de los hilos uno tras otro para llegar a entender el misterio de la desaparición del corredor.
P.- ¿Cómo surge la idea de que la novela tenga como punto de referencia una carrera como la Blue Trail?
R.-Simplemente porque conozco la Bluetrail desde dentro al haber participado en varios ocasiones. Es un ambiente que no puede captar el espectador. Hay que estar ahí dentro para sentirlo. He querido transmitir esas sensaciones. Pero Sombras en la meta no es una novela sobre la Bluetrail. La carrera es el marco en el cual está instalada la trama. La investigación empieza ahí y sigue en otros mundos corruptos.
P.- Tu primera novela trata sobre de quienes mueren intentando llegar a Europa, la segunda de las tramas ocultas del boom inmobiliario canario ¿y la tercera, qué tiene detrás?
R.-Trata sobre el mundo de un deporte de masa. ¿Por qué tanta gente corre de repente? Una pasión que une a gente muy distinta, con vida y pasado desconocido, todos juntos en la salida, pero no necesariamente iguales en la vida. Pero además en la novela vuelve el pasado, hechos delictivos de otras épocas, todo regresa como un boomerang. Nadie escapa a su pasado.
P.- ¿Es mucha la dificultad para un autor francés escribir una novela en español?
R.- No, el español es el idioma que he usado en el día a día durante los casi cuarenta últimos años. En ese momento estoy traduciendo Sombras en la meta al francés y me doy cuenta que me cuesta a veces encontrar las expresiones adecuadas. Durante los últimos meses he estado leyendo exclusivamente en francés para contrarrestar ese problema. Aunque acabo de terminar uno en ingles Never let me go de Ishiguro. Volveré al francés después de leer algunas interesantes novelas que he descubierto en Tenerife Noir. Pero para escribir seguiré en español.

P.- ¿Qué papel puede tener un festival como Tenerife Noir para internacionalizar tu novela?
R.- Sin lugar a dudas. Quienes conocemos el mundo literario, al nivel que a cada uno nos corresponde, vamos descubriendo día a día que las presentaciones de libros individuales no son suficientes, que cada vez acude menos público a las mismas. Los festivales como éste unen a autores, editoriales, público y prensa en un mismo lugar, para hablar de un tema común, lo cual enriquece a todas las partes participantes. Y acercar lo que se escribe aquí y allí, alrededor de un idioma común, enriquece mucho más, nos da a conocer nuevas facetas, como las caras de un diamante, que debes estar cerca de él para apreciar toda la belleza de sus miles de tonalidades.
P.- ¿La Tenerife de tu novela es un lugar paradisíaco o hay algún aroma hispanoamericano que puede venir a calmar la paz?
R.-En el caso de la novela si hay ese ambiente, esa historia de delincuencia lejana. Pero eso no impide que Tenerife siga siendo un lugar paradisiaco, quizás no tanto como lo fue, pero si uno mira como está el mundo en general, uno se queda con Tenerife.
P.- ¿Qué tipo de violencia va a encontrar el lector en tu novela?
R.- La violencia que hay en esa novela es violencia práctica, no gratuita. La violencia práctica es la que se usa solamente para resolver o eliminar un problema cuando no hay otra opción. No me gusta recrearme en añadir carnicería o sadismo para hacer más negro.
P.- ¿Después de varias décadas viviendo en Tenerife uno es más francés o español?
R.- Creo que a este punto de mi vida soy más español al haber vivido más años aquí que en Francia. Suelo decir que soy francés pero no practicante. A pesar de todo, mis raíces profundas y mi educación siguen ahí… en el fondo. No me disgusta tener un poco de los dos.


05 marzo, 2018

Olga Mínguez: Siendo ficción, he reflejado la triste realidad que seguimos viviendo hoy día: las mujeres, por el simple hecho de serlo, somos potenciales víctima pata ciertos crímenes.


P.- Mujeres, violencia, sectas, crimen organizado ¿La absurda existencia de Dalila Conde además de novela negra es una crónica periodística?
R.- Aunque se trata de ficción, sí que es cierto que tiene mucho de realidad. No se trata de ningún caso concreto que hayamos podido ver a través de la prensa, sino, en el fondo, un compendio de muchos de ellos. He estado mucho tiempo siguiendo atentamente las noticias, tratando de investigar cómo procede la policía en ciertos momentos, hablando con personas bastante metidas en temas de desapariciones y crímenes. La documentación previa a la escritura siempre me ha parecido fundamental. Por ello, puedo decir que, repito, siendo ficción, sí que he tratado de reflejar la triste realidad que seguimos viviendo hoy día: las mujeres, por el simple hecho de serlo, somos potenciales víctimas para ciertos crímenes. 

P.- ¿En La absurda existencia de Dalila Conde sigues mostrando en tu obra la preocupación sobre la violencia contra las mujeres?
R.- Es un tema recurrente en mi obra, y creo que lo seguirá siendo. Escribo sobre todo porque es mi forma de comunicarme con la gente, de expresar temas o situaciones que me preocupan. Y el tema de la violencia contra la mujer es algo que me carcome por dentro. No comprendo cómo es posible que, en pleno siglo XXI, sigamos viviendo con barbaridades como la brecha salarial, el acoso, la violencia de género o las violaciones. Que la sociedad tenga mucho más de machista de lo que queremos ver. Mientras esto siga existiendo, yo lo seguiré reflejando en mis obras.

P.- ¿Has ganado el Premio Wilkie Collins de Novela Negra, tu novela se presenta en Tenerife Noir, vas a participar en la Semana Negra de Gijón? ¿Hace años hubieras imaginado un futuro tan “negro”?
R.- La verdad es que no. Tengo que confesar que mi gusto por la novela negra es relativamente reciente. Siempre he transitado por otro tipo de literatura, pero a raíz de mi entrada en un club de lectura hace escasos años, empecé a interesarme por este género. Y ahora reconozco que me tiene enganchada. Me siento muy afortunada por haber ganado el premio Wilkie Collins, tan respetado, y por todos los festivales a los que he sido invitada. Es una gran oportunidad que no pienso desaprovechar. Creo que mi futuro en novela va a seguir siendo bastante “negro” por el momento.

P.- Tenerife Noir se presenta como Festival Atlántico. ¿Crees que la unión de autores y mercados de un lado y otro de América es vital para la buena salud de la industria cultural y del idioma español?
R.- Me parece algo esencial. Siempre he creído que en la variedad está la riqueza. ¿Qué sería de nosotros si nos encerrásemos únicamente en nuestro territorio, en nuestra cultura? Conocer todo lo que se cocina a nivel literario (o cultural en general) al otro lado del Atlántico también ayuda a crecer y avanzar. No podemos quedarnos únicamente en casa, hay que ampliar miras. Y creo que un festival como es Tenerife Noir ha sabido leer muy bien las necesidades de nuestro campo.

P.- Aunque triunfas con la novela negra tú eres una muy destacada autora teatral. ¿Abandonas el teatro por el crimen?
R.- Creo que nunca podría abandonar el teatro. Tengo varias obras en mente que me gustaría ir escribiendo en el futuro. En concreto, hay una en la que ya estoy trabajando actualmente. Tal vez tarde un poco en darle forma porque hay otro proyecto que me está absorbiendo casi todo el tiempo, y porque el tema de esta nueva obra teatral es muy duro y no quiero tratarlo a la ligera. El teatro es mi casa, es mi refugio, es mi lenguaje. Por mucho que me mueva en otros campos, sé que siempre regresaré a él de una forma u otra.

P- ¿Cuáles han sido los rasgos generales de tu personalidad creativa hasta ahora?
R.- Aunque puedo parecer muy pausada y reflexiva, siempre he sido una persona que se mueve por sensaciones. Cuando un tema me interesa o me preocupa, siento la necesidad de investigar o hablar de él casi a todas horas. Por suerte, con el tiempo he sabido canalizar ese ímpetu y llevarlo por el camino literario. Ahora conozco mis tiempos; sé organizarme para estudiar datos, investigar sobre aquello que me preocupa, y posteriormente plasmarlo en una obra de teatro, un relato o una novela. En cierta forma, la literatura ha sido la salvación para esta especie de hiperactividad mental y emocional que siempre he tenido.





En “Aurora en la oscuridad” me interesaba ver las tropelías que perpetran ciertos seres humanos desde las entrañas de una mujer, conocer la violencia contra el más débil (Salvador Robles Miras)


P.- Tras la trilogía negra que culmina en El delantero centro se niega a jugar ¿Aurora en la oscuridad en qué cambia con respecto a sus antecedentes?
R.- Cambia el protagonista, ahora una mujer de raza, la subinspectora Cecilia Fresnedo, quien se complementaba perfectamente con Telmo, pero cuya personalidad se sitúa en las antípodas de éste. Ella no hace gala de la diplomacia de Telmo Corrales, todo lo contrario; si ha de ser descarada, lo es, no se corta un pelo. Me interesaba mucho “ver” las tropelías que perpetran ciertos seres humanos desde las entrañas de una mujer. Asimismo, “Aurora en la oscuridad”, es una novela más “negra” que las anteriores.

P.- ¿Sigues mostrando en tu obra la preocupación sobre la violencia contra las mujeres?
R.- Los personajes “malvados”, los cobardes, se ensañan con los más débiles, y, físicamente, la mujer es más débil que el hombre. Pienso que el escritor debe alinearse siempre con los que sufren. Al hacer sufrir a los débiles en una novela, en realidad los estás haciendo fuertes en la vida real, a través de la empatía del lector.

P.- En tus novelas intuíamos siempre Bilbao como escenario y había amigos protagonistas. ¿Esto cambia en la actual?
R.- No. Se desarrolla en Metrópoli, una ciudad imaginaria que, en efecto, en algunos escenarios puede identificarse con Bilbao. En esta novela también figuran dos buenos amigos míos, convertidos para la ocasión en personajes reales: Miguel Ramón, profesor de Matemáticas, un pedazo de pan en la vida real; y la escritora Mariaje López, una excelente amiga.

P.- Fuiste ganador del  Premio Wilkie Collins de Novela Negra, tu novela se presenta una vez más en Tenerife Noir, participas habitualmente en la Semana Negra de Gijón? Hace 5 años hubieras imaginado un futuro tan “negro”?
R.-No. Entré en la “novela negra” de casualidad. A mí me apasiona el aprendizaje, y, dentro del aprendizaje, lo que más me “pone” es la naturaleza humana. Y, dentro de la naturaleza humana, desde el punto de vista literario, resulta apasionante el misterio del mal. El crimen, para mí, es un pretexto para bucear en los entresijos del hombre (y la mujer).

P.- Tenerife Noir se presenta como Festival Atlántico. ¿Crees que la unión de autores y mercados de un lado y otro de América es vital para la buena salud de la industria cultural y del idioma español?
R.- Por supuesto. Los escritores nos alimentamos unos de otros, cuanta más diversa sea la visión de la vida, más nos enriquecemos los escritores, los lectores y los Festivales de Literatura.

P.- Aunque triunfas con la novela negra tú eres un muy destacado autor de relato y microrrelato. ¿Lo has abandonado por el crimen?
R.- No. Escribo a menudo microcuentos y cuentos. En los últimos meses, habré escrito varios centenares. Estoy preparando otro libro de narrativa, “La vida de las palabras”, que espero que vea la luz a partir de octubre.

P.-Aunque vives en Bilbao nacieste en Águilas, provincia de Murcia, lugar que da muchos escritores.
R.- Lo atribuyo sobre todo al mestizaje cultural, hay personas de muchas nacionalidades. La mezcla siempre enriquece. Esto obliga al nativo a cultivar la tolerancia. Además, es una región luminosa y la gente pasa muchas horas en la calle, interaccionando con el otro. Hay que sentarse para escribir, sí, pero sin olvidarse de levantarse y vivir.


“Versos envenenados” surge de un encuentro casual que tuve con un grupo de cruising. Francisco Javier Illán Vivas


P.- ¿Versos envenenados en tu primera incursión en la novela negra después de dedicarte habitualmente a la fantasía, el terror y la poesía?
R.- En efecto, y es casi mi reencuentro con la escritura, tras más de un año alejado de ella. Una novela que surgió sin pensar, paseando por las Salinas de San Pedro del Pinatar, se apareció ante mi una inesperada situación, el encuentro con un grupo cruising que se habían citado en la pasarela que lleva de la llamada Curva de la Serpiente a la Playa de la Torre Derribada, y el argumento de la novela se me planteó con una simple pregunta, que no debo reproducir aquí para no desvelar parte de la trama. Cuando llegué a casa encendí el ordenador y, casi compulsivamente, escribí unas ochenta páginas. Allí estaba, el asesinato, el testigo, la búsqueda del detective, y unos poemas en la mano... Cuando releí estas ochenta páginas, me pregunté, ¿cómo comienza todo esto? Y el resultado son Versos envenenados.

P.- Las protagonistas de Versos envenenados son dos mujeres ¿Cuál es el detonante de sus actos?
R.- Dos mujeres que no se conocen hasta que entran a trabajar en la misma empresa, que era nueva en la ciudad, Murcia capital. Ambas separadas por la estructura profesional, una recepcionista, otra muy cercana a los puestos de mando. Sin saberlo, y ahí surge la rivalidad, tenían muchos puntos en común: le gusta leer, les gusta la buena poesía, en concreto Pablo Neruda y Luis Alberto de Cuenca... y les gustan los mismos hombres. Por eso, tal vez, su amistad fue tan profunda casi a primera vista. E, inevitablemente, el gusto por los mismos hombres, el detonante de la rivalidad que las llevará a actuar casi como mantis religiosas. A pesar de ser un acto cruel el final de la relación de la mantis religiosa con el macho que la fecunda, es un baile poético, es una muerte tan dulce que el macho no sabe lo que ocurre hasta que ya es demasiado tarde. Eso mismo representa la poesía en la actuación de estas dos mujeres.

P.- ¿Hasta qué punto es un homenaje a Pablo Neruda y Luis Alberto de Cuenca?
R.- El homenaje lo brindan las rivales en las conversaciones con sus amantes. El lector encontrará detalles de la vida de Pablo Neruda, de sus gustos, de sus proyectos, mientras la acción va in crescendo, como una tragedia griega, todo ello recreado con algunas estrofas de los más famosos poemas del chileno. Pero sobre todo del madrileño Luis Alberto de Cuenca, porque el misterio ronda alrededor de una decena de sus poemas, algunos muy conocidos por cualquier lector, pues ya forman parte de la acervo cultural español. Un repaso a su obra y a su vida, momentos antes del climax final de la novela, antes de que se descubra qué une sus poemas con los asesinados, que creo representa lo significativo de esta novela: encontrar el poema justo a cada momento de la trama policial, que le acompaña como si fuese la banda sonora de una película.

P.- Versos envenenados fue finalista del Premio Wilkie Collins de Novela Negra y se presenta en Tenerife Noir. ¿Una novedad con respecto al resto de tu obra?
R.- Para mi ha significado toda una novedad. Nunca había escrito novela criminal, novela negra. Como decías al principio, he escrito y publicado fantasía heroica, relato de terror, mucha poesía, y tengo la estructura de una novela histórica en mi ordenador, pero este campo nunca lo había tocado, a pesar de ser un aficionado al cine negro, al cine de detectives. He leído mucho a los autores clásicos de la novela del género que nos ocupa. Pero fue ese encuentro en las Salinas de San Pedro que te he comentado, el que me empujó a escribir obsesivamente alrededor de varios asesinatos que parecían otra cosa, y que la persistencia de un policía descubre. Porque él también es un personaje principal, y un objeto de disputa, entre las dos rivales de las que hemos hablado. Y esta novedad en mi creación literaria hace que en estos momentos esté escribiendo otra trama policíaca.

P.- Tenerife Noir se presenta como Festival Atlántico. ¿Crees que la unión de autores y mercados de un lado y otro de América es vital para la buena salud de la industria cultural y del idioma español?
R.- Sin lugar a dudas. Quienes conocemos el mundo literario, al nivel que a cada uno nos corresponde, vamos descubriendo día a día que las presentaciones de libros individuales no son suficientes, que cada vez acude menos público a las mismas. Los festivales como éste unen a autores, editoriales, público y prensa en un mismo lugar, para hablar de un tema común, lo cual enriquece a todas las partes participantes. Y acercar lo que se escribe aquí y allí, alrededor de un idioma común, enriquece mucho más, nos da a conocer nuevas facetas, como las caras de un diamante, que debes estar cerca de él para apreciar toda la belleza de sus miles de tonalidades.

P.- Murcia es una tierra que da muchos escritores, especialmente en relación con su tamaño. ¿A qué crees que se debe?
R.- Hace pocas fechas tratábamos este mismo tema en el Real Casino de Murcia, en un encuentro entre autores, distribuidor, editoriales y lectores. Hablamos alrededor del tiempo apacible que normalmente acompaña a Murcia, de la cantidad de horas de sol, de los pocos días grises con los que contamos al cabo del año. De que Murcia, o Cartagena, o Lorca, o San Pedro del Pinatar, o cualquier otra son ciudades donde aún mucha gente se conoce, donde pasear por la calle hace que te encuentres con conocidos, y toda esa experiencia vital del autor se plasma en la escritura. Mira, hay un dicho en los mentideros murcianos: en Murcia levantas una baldosa y salen cien poetas. Puedes hacerte una idea.

Toda la información sobre el libro http://www.mareditor.com/narrativa/versos_envenedados.htm

Comprar http://www.edicionesirreverenteslibreria.com/epages/ea9759.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/ea9759/Products/4072 

28 febrero, 2018

M.A.R. Editor en Tenerife Noir 2018



Tenerife Noir, el Festival Atlántico del Género Negro, celebra su III edición del 1 al 18 de marzo de 2018, con una amplia presencia de autores de M.A.R. Editor y con la realización de dos programa de Sexto Continente desde los estudios de RNE en Tenerife.
Javier Hernández Velázquez, comisario de Tenerife Noir, propone un programa con proyecciones, conferencias, talleres, un seminario, mesas redondas, talleres culinarios y sesiones de juegos de mesa. Tenerife Noir -dirigido por Javier Hernández y producido por Alejandro Martín- sirve como plataforma para reunir en Canarias a destacados escritores, cineastas y especialista del noir internacional.
            Entre los autores participantes en este festival destacan: El griego Petros Markaris, Carlos Augusto Casas, Alicia Giménez Bartelt, Miguel Ángel de Rus, Lourdes Ortiz, Claudio Cerdán, el francés Pascal Buniet, Lorenzo Silva, Yurena González, Salvador Robles Miras, Francisco Javier Illán Vivas, Olga Mínguez Pastor, Ricardo Bosque, Diego Ameixeiras, Aixa de la Cruz, Susana Martín Gijón, Alexis Ravelo, Fernando López, José Luis Correa, el venezolano Juan Carlos Méndez Guédez y Juancho Armas Marcelo.
            El programa literario de Radio Exterior de España Sexto Continente, dirigido y presentado por Miguel Ángel de Rus, se centrará en Tenerife Noir tres semanas seguidas. El 3 de marzo se hará desde los estudios centrales de RNE un programa de avance de la programación en conversación con el comisario del festival, Javier Hernández Velázquez, y con recomendaciones literarias de dos de las participantes en el jurado del festival, Maica Rivera y Yurena González, y ya en Tenerife se grabarán dos programas más, los días 8 y 9 de marzo, en los estudios tinerfeños de RNE.
            El sábado 3 de marzo, a las 10:15h, comienzan las actividades de M.A.R. Editor con la mesa redonda “Canarias, escenario de lo criminal”. Con Lourdes Ortiz, Javier Velázquez Hernández y José Luis Correa. En el Círculo de Bellas Artes.
            El sábado 3 de marzo, a las 11h, homenaje a Lourdes Ortiz, autora de En días como estos, por ser la primera novelista negra española, en una mesa redonda con Alicia Giménez Bartelt. Mesa redonda bajo el títuloPioneras en introducir a la detective e inspectora en la novela criminal española. En el Círculo de Bellas Artes.
            El sábado 3 de marzo, a las 12:45h mesa redonda Los desheredados, voces para su testimonio. Raquel Hernández, Antonio Lozano y Pascal Buniet. En el Círculo de Bellas Artes.



M.A.R. Editor organiza el jueves 8 de marzo, a las 19h, en la librería Agapea, la presentación:
“Enigma en M.A.R. Editor”, con Salvador Robles Miras, que presenta la novela Aurora en la oscuridad 
Francisco Javier Illán Vivas, que presenta la novela Versosenvenenados (finalista del Wilkie Collins)
Presenta Miguel Ángel de Rus

M.A.R. Editor organiza el viernes, 9 de marzo, a las 19h, en el Corte Inglés la Presentación de Nunca bombardees Pearl Harbor de Javier Hernández Velázquez, presentado por Jorge Dávila.
Se celebra la entrega del Premio Wilkie Collins de Novela Negra, a cargo de Javier Hernández Velázquez, a Olga Mínguez Pastory Pascal Buniet, y presentación de los libros a las 20h
La absurda vida de Dalila Conde, de Olga Mínguez Pastor (ganadora del Premio Wilkie Collins).
            Sombras en la meta, de Pascal Buniet (accésit del Premio Wilkie Collins).
Presenta Miguel Ángel de Rus


El día 16 de marzo es la fecha de la cena en la que se otorga el Premio Ciudad de Santa Cruz 2018, en el que Carlos Augusto Casas con su novela Ya no quedan junglas adonde regresar, tiene como competidores a Agustín Martínez, Juanjo Braulio y Alexis Ravelo.

Como el año pasado, lo más selecto de la novela negra tendrá como centro de reuniones y alojamiento el hotel Escuela Santa Cruz de Tenerife.
Una de las actividades destacadas del Festival Tenerife Noir corresponde es ofrecer obras teatrales de corte negro.
            La Agrupación de Teatro de Filología de la Universidad de La Laguna (ULL) ofrecerá dos representaciones escénicas en el Paraninfo ULL. La obras son: ‘Melocotón en almíbar’ de Miguel Mihura (jueves 1 de marzo a las 20:30 h.) y ‘Crímenes horrendos’ de Rafael Mendizábal (sábado 3 de marzo. 20:30 h.)


22 febrero, 2018

Entrevista a Teresa Galeote por Daños colaterales

Reflejo la situación de las mujeres, las dificultades que tienen para ser protagonistas de sus vidas, la falta de libertad para elegir cómo ganarte la vida


P.-¿De qué trata la novela que es el eje central de Daños Colaterales?
R- De corrupción, de las complicidades que se dan en ella y de los impedimentos, en muchas ocasiones, que existen para llegar hasta el final de las investigaciones. También se refleja la situación de las mujeres, de las dificultades que tienen para ser protagonistas de sus vidas, de los abusos de poder de los jefes en el trabajo, de la falta de libertad para elegir cómo ganarte la vida.

P.-¿Novela negra, realismo social, o casi crónica periodística de la corrupción y el delito generalizado?
R.-Novela negra, sin duda. En la trama puedes meter más o menos componentes sociales, ya que el género lo admite, pero debe ceñirse a la historia que quieres contar. Hay que diseccionar las causas de lo que acontece en la historia para que encajen las piezas, como si de un puzle se tratara. Y crónica también, por supuesto, aunque el tratamiento sea literario.


P.-¿Por qué en tus novelas los personajes principales son siempre mujeres?
R- Porque soy mujer. Las historias de mujeres se cuentan mejor desde nuestra óptica. La literatura está poblada por mujeres y hombres, en mayor o menor medida, pero no en todas se da a la mujer el papel protagonista o se cuenta su sentir. Yo quiero contar historias desde el punto de vista de la mujer, ya que, casi siempre, se le ha dado un papel auxiliar en la vida, en literatura y en la sociedad. Hay que tener en cuenta que la mujer ha participado en la sociedad desde el principio de los tiempos, pero la historia ha sido contada y escrita por hombres y se han olvidado de las mujeres; solo se las veía como objetos para servir al varón. Así lo establecieron las religiones monoteístas, con la complicidad de filósofos y científicos. Aristóteles decía que la mujer era un hombre incompleto, una simple vasija (y ahí están las actuales granjas de mujeres para servicio de la industria, para quienes puedan pagar una criatura por encargo). Estoy escribiendo un ensayo sobre los inicios y la pervivencia de la cultura patriarcal a través de la historia

P.-Los relatos que complementar Daños colaterales son quizá aún más duros que la novela.
R.- Sí, efectivamente. En ellos he querido plasmar temas sangrantes que no se tratan a fondo porque no se quiere molestar a los poderes fácticos que hacen posible tanta barbarie. Pretendo una mirada profunda de cuanto acontece en nuestra sociedad, las causas y sus trágicas consecuencias. Pretendo llamar a la reflexión, pero también a la emoción, ya que ambas se retroalimentan.

P.-¿Cuáles son los temas desgarradores que tratas en los relatos?
R- Las guerras inducidas para alimentar a la poderosa industria armamentística, las infancias robadas en todas sus vertientes y sus consecuencias, el abuso sexual, la prostitución, la devastación de las guerras, las migraciones. Pero también se vislumbra en algunos de los relatos la voluntad de salir de las situaciones dadas, de querer romper los moldes establecidos.

P.-¿Crees aún que los libros, la cultura, pueden cambiar el mundo?

R- Sí, la palabra es un arma muy poderosa, máxime cuando se tienen medios para difundirla. Ahora bien, dependiendo de qué palabras y qué mensajes se difundan así será el resultado de la cultura que se instale en la sociedad. Joseph Goebbels, jefe de propaganda de Hitler, lo tenía muy claro y en esa cultura de la difusión estamos hoy día, en mayor o menor grado. A la cultura de la barbarie hay que enfrentar la defensa de los derechos humanos; hay que cambiar el curso de la historia que se está imponiendo, es cuestión de supervivencia de la especie humana. Frente al pesimismo de la realidad está el optimismo de la voluntad, que decía Gramsci. Si nos asentamos en la indiferencia el futuro de la humanidad está perdido.   

Vídeo de la presentación


08 enero, 2018

"La absurda existencia de Dalila Conde" de Olga Mínguez, ganadora del VII Premio Wilkie Collins de Novela Negra

Accésit para "Sombras en la meta", del escritor francés afincado en Tenerife Pascal Buniet

La absurda existencia de Dalila Conde de la autora ilicitana Olga Mínguez, una historia de desaparición de mujeres, malos tratos, abusos sexuales y asesinatos de chicas jóvenes, con un fondo de sectas destructivas, ha resultado ganadora del VII Premio Wilkie Collins de Novela Negra de la editorial M.A.R. Efitor; el escritor francés afincado en Tenerife Pascal Buniet ha logrado el accésit con la obra Sombras en la meta; una historia de una desaparición o crimen cometido en la popular carrera de montaña tinerfeña conocida como Tenerife Bluetrail. Los finalistas del premio han sido las novelas: Versos envenenados, Camino a Quetumal y Los miércoles salvajes.
La obra de Olga Mínguez sucede en el palmarés del premio a la exitosa novela Ya no quedan junglas adonde regresar, de Carlos Augusto Casas, que ya ha alcanzado las 5 ediciones y que se ha convertido en la gran sorpresa de la novela negra en 2017.
Olga Mínguez recibirá el Premio Wilkie Collins en marzo, en Tenerife Noir, de manos del escritor Javier Hernández Velázquez.

La novela. La absurda existencia de Dalila Conde:
El lunes 18 de enero, aparece el cadáver de una mujer en el madrileño parque de El Capricho. No hace falta investigar su identidad, ya que tiene el DNI en el bolsillo de un babi gris parecido al de las presas; es Dalila Conde. La causa de su muerte, una estocada en la nuca. Sus labios están sellados por una cruz griega de color rojo. El caso parece enmarcarse dentro de una macabra investigación que lleva veinte años abierta: la de las niñas de la cruz. Un reguero de secuestros y asesinatos programados de chicas adolescentes, a cuyo asesino nadie ha sido capaz de acercarse. Es una historia de desaparición de mujeres, malos tratos, abusos sexuales y asesinatos de chicas jóvenes, que viene a denunciar nuestra época, en la que las mujeres se convierten en protagonistas de los medios de comunicación por haber sido violadas o asesinadas.
 
La autora. OLGA MÍNGUEZ:

(Elche, 1979) Licenciada en Historia por la Universidad de Alicante. Ha publicado las obras teatrales Pasajes a Orán, Solos en la cumbre, Victoria viene a cenar, Lo que el tiempo no curó El atardecer de cristal, varias de ellas estrenadas en teatros españoles.  Asimismo su obra narrativa ha sido recogida en diversas antologías.


M.A.R. Editor ha recibido 172 obras procedentes de 18 países para participar en el VII Premio Wilkie Collins de Novela Negra. Obras presentadas por países
• 102 de España
• 20 de Argentina
• 13 de México
• 7 de Cuba
• 5 de Colombia, Venezuela
• 4 de Uruguay, Francia
• 2 de Chile, EEUU
• 1 de Perú, Costa Rica, Nicaragua, Bélgica, Italia, Holanda, Rusia, Singapur

28 diciembre, 2017

"Diariópata y Cuentos argentinos", de Mills Fox Edgerton


 Por Gustavo Rojo


El lector penetrará en las páginas de "Diariópata y Cuentos argentinos", de Mills Fox Edgerton, pensando que se trata de narrativa sobre psicopatías, pero según avance en la historia encontrará una novela negra que ahonda en la psicología del mal. Página a página conoceremos en profundidad la vida de Juan Carlos Abenámar, un sociópata de manual que se abre camino en la España de finales de la Guerra Civil gracias a su comportamiento sin conciencia.

Efectivamente podríamos considerar "Diariópata" como novela enmarcada en el género negro: crímenes, trama precisa centrada en el mal y un personaje ágil hacen que esta novela posea un ritmo frenético en donde aprenderemos a reconocer que este trastorno de la personalidad antisocial.

La segunda parte del libro, "Cuentos argentinos", es una serie de relatos que nos ponen de frente a una Argentina cómica y dispar. Es Argentina, pero podría haber sido cualquier país, cualquier pueblo que como todos, tiene una características marcadas en sus costumbres culturales.


Editorial Cuadernos del Laberinto
Coleccción ANAQUEL DE NARRATIVA, nº17
Prólogo de CARLOS MUR DE VÍU
212 páginas • I.S.B.N: 978-84-947595-6-7 • 10€

Agujero negro (Novela gráfica), de Charles Burns

A mediados de los 70, una epidemia que sólo afectaba a los adolescentes se cernió sobre los suburbios de Seattle. La llamaron "la plaga de los quinceañeros" y se manifestaba a través de síntomas de lo más impredecible. Para algunos no fue demasiado dramático: apenas unos bultos, tal vez un sarpullido. Otros, en cambio, se convirtieron en monstruos. Y no eran sólo síntomas pasajeros. Una vez contraías la infección, quedabas convertido en aquello para siempre.

El pecado que mMató a Carolina Martín. Eugenia Dalmau

El 26 de diciembre una vecina encuentra muerta a Carolina Martín en su casa de la urbanización Los Cerezos. A Jaime Reyes, investigador con mucha experiencia a sus espaldas, le asignan como compañero al subinspector Manuel Serra, un policía novato. Ambos se encargarán de esclarecer la muerte y notarán detalles extraños. Nadie ha visto a Carolina desde el día 24 ni se ha preocupado por localizarla. Jaime y Manuel se verán inmersos en una investigación complicada, pues irán descubriendo que los allegados a Carolina tenían un motivo para cometer el crimen; aunque lo que más les llamará la atención será comprobar que la personalidad de los sospechosos encaja a la perfección con cada uno de los pecados capitales. Las pesquisas de los inspectores, junto a las pistas que irán encontrando, los sumergirá en una trama de ambiciones, infidelidades, celos y dinero que destapará los secretos y oscuros intereses de cuantos rodeaban a Carolina Martín. Pero… ¿qué pecado la mató? Eugenia Dalmau nos introduce en una novela trepidante donde en cada personaje creerás ver reflejado el rostro del asesino.

Mañana Es Otro Mundo (LA TRAMA).de J.L. Rod

Tras convertirse en un fenómeno editorial con La suerte de los irlandeses, el guionista de Hollywood J. L. Rod regresa a las librerías con la segunda novela negra protagonizada por el carismático Pat MacMillan. En esta ocasión tiene que resolver un caso complejo ylleno de peligros en el atractivo mundo de las bodegas de Jerez de la Frontera. Tras abandonar el CNI, MacMillan vive retirado en un pueblecito de la costa de Cádiz, consagrado a su huerto y sus perros, y se gana modestamente la vida con trabajos puntuales como investigador privado. Todo es calma y placidez, o al menos lo parece, hasta que conoce a la exquisita y amabilísima señora Donnelly, matriarca de una de las grandes familias vinícolas de Andalucía, quien le encarga investigar la muerte de su hija Nora, salvajemente asesinada unos años atrás. 

Cualquier Otro Día - Serie Negra (NOVELA POLICÍACA BIB), de DENNIS LEHANE

Boston, septiembre de 1918. Un buque de guerra atraca en el puerto. En él regresan soldados que han combatido en Europa. Algunos de ellos están enfermos y hay que evaluar si la situación es grave. El policía Danny Coughlin ha recibido orden de encargarse de la investigación. Lo que no sabe es que la enfermedad que viaja a bordo tendrá consecuencias devastadoras. 

Una vez acabada la guerra, el mundo ya no volverá a ser el mismo ni Boston tampoco. La ciudad se enfrenta a cambios sociales profundos, al terrorismo anarquista, a las reivindicaciones sindicales, a la violencia y a la muerte. Y Danny Coughlin no podrá hacer nada para verse arrastrado por los acontecimientos históricos. 

Dennis Lehane (Boston, Massachussets, 1965)
Es un escritor estadounidense de novela negra y criminal. Graduado en Escritura Creativa por la Universidad Internacional de Florida, recibió el Shamus Award al mejor debut literario de género policíaco por Un trago antes de la guerra . En 2010, el Gremio de Libreros de Madrid le otorgó el premio a la mejor novela del año por Cualquier otro día

A esta primera novela siguieron las exitosas Desapareció una noche , Mystic River y Shutter Island , que han sido llevadas a la gran pantalla por Ben Affleck, Clint Eastwood y Martin Scorsese respectivamente y han recibido una multitud de premios internacionales. 

Lehane es especialmente conocido por su serie literaria protagonizada por los investigadores privados Patrick Kenzie y Angela Gennaro, que ya cuenta con media docena de títulos, todos ellos publicados por RBA. Además de novelista, Lehane también es profesor universitario, guionista y productor cinematográfico

El ojo de Eva (Inspector Sejer 1), Karin Fossum

En El ojo de Eva, primer caso del Inspector Sejer, el detective deberá investigar la muerte de una prostituta y su relación con una joven pintora.

Eva Magnus, una joven pintora de escaso éxito, se encuentra a Maja, una vieja amiga, que intenta convencerla para que se gane la vida como prostituta y salde así sus deudas, cada día más acuciantes.
Maja invita a Eva a su casa y la anima a ver por el resquicio de la puerta cómo se hace el «trabajo». Pero de pronto el cliente y Maja se enzarzan en una pelea, y Eva acaba con el cadáver de su amiga en los brazos. Se inicia así un torbellino criminal al que Eva, casi por casualidad, se ve arrastrada.

El inspector Sejer, al hacerse cargo de la investigación, intuye que la joven artista sabe más de lo que dice y que las respuestas a sus interrogantes están en la vida secreta de Eva Magnus...

Reseñas:
«Karin Fossum aporta unos personajes creíbles, unos ambientes poco frecuentados, una sensación de tristeza que acaba calando y una resolución casi impecable.»
La Vanguardia

«El ojo de Eva se lee muy bien y engancha hasta la última página.»
El País

«Fossum crea un suspense psicológico increíblemente incisivo.»
The Washington Post
«Un suspense extraordinari

18 diciembre, 2017

El mejor libro de novela negra del 2017




‘El taxista asesino’ escoge el mejor libro de género negó del 2017: Y por unanimidad decidimos que es TODO BELLÓN, de Julián Ibáñez, (editorial Cuadernos del Laberinto) en donde se reúne toda la obra de este buscavidas inigualable.


 Hemos hablado con el autor, Julián Ibáñez, uno de los monstruos sagrados de la literatura negra de nuestro país. Un fetiche para todos aquellos que sabemos apreciar el ritmo y el Hard Boiled.

-Este libro, ¿es un homenaje a Bellón o a Julián Ibáñez?
A Bellón (y menos bromas). El autor solo está para cepillarle la chaqueta, que aparezca presentable cuando le pongan la medalla.

-¿Hay algo de usted en Bellón?
Un cincuenta por ciento. Hasta los treinta años yo también estuve dando tumbos por ahí. El otro cincuenta por ciento es lo que Bellón es y yo no fui (y me hubiera gustado ser): un tío duro.
Caigo en la cuenta de que siempre he procurado tener amigos como Bellón, tipos fuertes, rudos, a los que en peleas de bar puedes empujarles por la espalda con un “Vamos, ¡sacúdelos!”

-¿Algún día Bellón sentará la cabeza? O lo que es lo mismo, ¿llevara una vida ordenada, rutinaria y aburrida, con hipoteca y domingos por la tarde?
Entonces ya no sería Bellón, sería un Julián Ibáñez sin hipotecas. Bellón lleva de la mano al autor para que no se aburra. Bellón no sabe qué es un domingo por la tarde, en realidad no se aclara en qué día de la semana  se encuentra (sabe que es domingo cuando, por la mañana, se cruza con fulanos con el abrigo sobre el pijama y una grasienta bolsa de churros en la mano)

-En sus obras aparecen policías, pero nunca son los protagonistas.
El único policía que conocí un poco era un primo de mi mujer, de la BPS. No me molaba. Yo soy un producto de la posguerra, hijo de perdedores, lo que se traduce en cierto prejuicio hacia el Cuerpo. Injusto, hoy día. Por eso, mi coprotagonista, Azucena, es poli y me esfuerzo en que caiga bien al personal: cuando Bellón no tiene ningún soplo para ella, se deja hacer una paja sin rechistar, para que nuestro hombre crea que se ha ganado los 20 pavos.

-Otro rasgo de sus novelas es que son duras, pero no violentas.
No, no me gustan demasiado las escenas violentas, ni las de sexo. Rompen el ritmo de la narración. La violencia nos rodea, digamos que es “cósmica” La violencia explícita en España solo existe en pequeñas dosis; quizás al otro lado del charco es otra cosa

-¿Hay mucho Bellón por ahí suelto?
Mucho. No les vemos porque el primer atributo de un Bellón es camuflarse en un López, o un Gutiérrez, con un corte de pelo normal (aunque casero), chupa con todos los botones, botas de mercadillo a las que ha sacado algo de brillo con la colcha, etc.

-¿Por qué cree que nos atrae tanto el lado oscuro de la vida?
Esta es una pregunta filosófica. Si sabemos que le tememos mucho a la muerte. Pero cuando cruzamos junto a un abismo nos gusta asomar la cabeza. Quizás porque pensamos “si me arrojo, todo se acabó, así que no me arrojo”, y esto nos sabe a victoria.

-¿Nunca le ha tentado la idea de escribir una novela no de los bajos fondos sino de los altos/bajos fondos?
Me falta documentación. Los bajos/bajos fondos los conozco, más o menos. Los altos solo los conozco por las pelis y porque alguna vez un  Bentley al cruzar a más de cien sobre un charco me ha salpicado.

-¿Cómo ve el panorama del género negro en España?
Un maremoto. Entre tanta producción seguro que hay tres o cuatro novelas muy buenas. Han llegado a mis manos un par de ellas. Quizás algún día les demos una patada en el culo a los americanos.

-¿Va a seguir contando las andanzas de Bellón?
Lo que él diga. Yo soy un chico disponible, él ya conoce la esquina donde me gano el pan.

-Si se encontrara frente a frente con su personaje, ¿qué le diría?
Veinte pavos y la cama, cariño. 


Más información: